Es Ana García, periodista

Salgo de este fin de semana triste, inquieto, preocupado. La causa es la detención de Ana García, periodista de La Sexta, acusada de ¡cinco delitos! cuando grababa la carga policial en una protesta en Sevilla contra los desahucios. Le imputan nada menos que “ocupación ilegal de inmueble, atentado a agentes de la autoridad, desobediencia, lesiones y daños”.

Poco más y le aplican la ley antiterrorista. Ella lo niega todo, por supuesto. Es más, la detuvieron antes de la carga policial, lo que hace pensar en una intención calculada de eliminar testigos incómodos. La Asociación de la Prensa de Sevilla va a exigir una explicación a la delegada del Gobierno, Carmen Crespo, en una reunión pedida este mismo domingo de forma urgente. Es lo menos que cabe esperar de la máxima responsable de la actuación policial.

Porque lo importante aquí no es sólo lo que haya podido grabar Ana, que lo es. Ni siquiera el derecho de una periodista a recoger imágenes de una noticia, que también lo es. Lo que está en juego es el derecho de los todos los ciudadanos a una información libre. Nada más y nada menos. La detención de Ana es una vulneración grave de la Constitución y un atentado gravísimo contra la libertad de prensa.

Fin de semana triste que le deja a uno el temor de haberse adentrado en una especie de túnel del tiempo que le devuelve al pasado más tenebroso. El temor a verse abocado de nuevo a pedir lo obvio: que la libertad de prensa no admite cortapisas y que el poder ha de asumir que sus actuaciones deben estar sometidas a la fiscalización permanente de la opinión pública, para lo cual es ineludible que los periodistas tengan libre acceso a todos los rincones. Incluidos los rincones más sombríos de las cloacas del Estado, si los hubiera.

No es éste el caso, puesto que Ana sólo grababa una protesta en plena calle. Por lo tanto, que se archiven de inmediato las diligencias judiciales, que le devuelvan el material requisado, que la delegada del Gobierno le pida disculpas públicamente… Y sobre todo, que este triste suceso sirva al menos para que no vuelva a ocurrir nunca más.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s