¿Por qué le llaman sentimiento nacional cuando quieren decir “la pela es la pela”?

No me sumaré yo a la voces que se oponen a la independencia de Catalunya. Es más, durante los 20 años que viví en Barcelona (1963-1983) participé en multitud de manifestaciones en demanda de “llibertat, amnistia i Estatut d´Autonomia”. Pero hay dos cosas que no me gustan del cariz que ha tomado la reivindicación catalanista en los últimos años: que esgrima el sentimiento de identidad nacional cuando lo que le mueve es el egoísmo de reducir su contribución económica al equilibrio territorial del Estado y que cuestione el derecho de Andalucía a su autonomía en igualdad de condiciones.

¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo? Nada que objetar a que Catalunya quiera la independencia, si así lo decide la mayoría. Amor a su bandera, a su lengua, a su cultura. Perfecto. Pero cuando uno busca argumentos en su discurso, lo único que encuentra es lo mismo que dice la Liga Norte italiana: los territorios ricos están hartos de cargar con los pobres. Argumento falso si se tiene en cuenta que en España tributan las personas y empresas, no los territorios. Quien más gana, más paga. Viva donde viva. Además, las empresas catalanas y vascas hacen sus negocios en todo el país, pero tributan en Barcelona o en Bilbao.

La otra cosa molesta de la demanda catalana es que cuestione el derecho de los andaluces a defender nuestra autonomía. Desde que en 1980 Andalucía forzó el “café para todos” autonómico, muchos en Catalunya tienen clavada la espina de no haber conseguido la posición de privilegio que pretendían. Vale que se les equipare con los vascos y gallegos, pero ¿con los andaluces, extremeños o murcianos? De eso, nada. Es cierto que no todo el mundo piensa igual en Catalunya, pero sí la mayor parte de su élite dirigente, y eso molesta sobremanera.

Que nadie crea que ese sentimiento de “primero nosotros, después los demás” es exclusivo de Catalunya. Estos días puede verse en las redes sociales la denuncia de una ayuda de la Junta de Andalucía a la rehabilitación de una medina de Marruecos con el mismo argumento de CiU. “La Junta dice que no tiene dinero para educadores, sanitarios… y mira dónde lo gasta”. Duran Lleida dice que la Generalitat tiene que hacer recortes o sufre carencias de infraestructuras porque el dinero de los catalanes se emplea en que los andaluces pierdan el tiempo en las tabernas. El enroque egoísta es el síntoma más típico de las crisis y acaba enfrentándonos unos a otros. Para regocijo de quienes detentan el poder por encima de identidades y fronteras.

Que Catalunya se independice cuando quiera, pero que no utilice la amenaza de la independencia como palanca para forzar privilegios en el sistema de financiación. Por cierto, los partidos nacionalistas vascos también utilizaron en su momento la amenaza de ETA para conseguir el reconocimiento de sus privilegios históricos a la hora del reparto económico.

Por último, me resulta muy sospechosa la coincidencia en el tiempo de la campaña de acoso del PP contra el Estado autonómico, la deriva soberanista catalana y las elecciones vasca y gallega en la misma fecha. El PP destapa la caja de los truenos contra las autonomías, causantes de todos los males del país. Catalunya enarbola la secesión, no porque sienta amenazada su identidad nacional, sino por el vacío de sus arcas. El País Vasco convoca unas elecciones que podría ganar el nacionalismo más egoísta… Y Galicia marca su territorio frente a los recortes. ¿Pura casualidad? No creo, en política nada es gratuito. Habrá que estar alerta como en febrero de 1980.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Por qué le llaman sentimiento nacional cuando quieren decir “la pela es la pela”?

  1. Emilio Castro dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo, no puedo entender a muchos catalanes que exigen respeto hacia su cultura y sin embargo no respetan las culturas de otros pueblos.

  2. Juan Marín dijo:

    Por un lado dices que “en España tributan las personas y empresas, no los territorios”, para después decir “las empresas catalanas y vascas hacen sus negocios en todo el país, pero tributan en Barcelona o en Bilbao”, estás utilizando dos argumentos contables incompatibles.
    Una empresa catalana puede hacer negocio en Sevilla o en Bilbao, la diferencia es que el personal que contrate para la delegación de Sevilla tributará el IRPF principal y la Seguridad Social al Estado, a través de la cuenta cotización sevillana (empieza por 41) e indicando en el modelo 190IRPF la provincia andaluza domicilio del trabajador. En cambio, si la delegación está en Bilbao la empresa pagará sólo los seguros sociales al Estado, mientras que el IRPF deberá abonarlo completo a la diputación foral de Bizkaia. Tanto negocio hace la empresa matriz como negocio y beneficio genera en sus delegaciones.
    En España somos las personas y empresas las que tributamos, y se supone que pagas impuestos para que quien los recibe, el Estado, los dedique a sanidad, educación, carreteras,…..pero dependiendo de donde vivas, los impuestos que pagas se van para nunca más volver, porque el Estado considera que son necesarios en otros territorios carentes de infraestructuras.
    Hasta aquí la mayoría de catalanes que conozco está de acuerdo, el problema empieza cuando se conocen cosas como:
    – La sanidad pública andaluza cubre medicamentos, operaciones, tratamientos,….que la sanidad catalana no.
    – La educación pública andaluza otorga becas y libros gratuitos en primaria, la catalana no.
    – El gobierno extremeño asumirá o bonificará parte de la subida del IVA en cultura, el catalán no. Y creo que es la primera vez que leo una declaración de un presidente extremeño que no sea para meterse con los catalanes. No recuerdo ninguna otra declaración desde extremadura, que saliera en el telediario, que no fuese una queja o comentario despectivo hacia Catalunya o Euskadi.
    Ante noticias de este tipo, la primera pregunta que nos asalta es ¿de dónde sacan el dinero los gobiernos andaluz y extremeño para permitirse todo esto que nosotros no tenemos? Deben tener alguna fuente secreta de recursos financieros ilimitados. Porque una cosa es contribuir al equilibrio general, y otra caerse el primero por aguantar a otro.
    En Catalunya “la pela es la pela”, pero de igual forma que en el resto del mundo.

    • josebejarano dijo:

      Hola Juan, efectivamente, tributan las personas y empresas, no los territorios. Y dependiendo donde vivas, los impuestos (una parte sólo) se van para no volver. Es la contribución al equilibrio territorial. Y la mayoría de los catalanes están de acuerdo. En lo que ya no están de acuerdo es en que Andalucía gaste el dinero en lo que no lo gasta Catalunya. Pues que le pregunten al Gobierno catalán. Legítimamente, la Generalitat decide gastar cada año una fortuna en TV3, más del doble que Andalucía en Canal Sur. O a fomentar el uso de su lengua (legítimamente, por supuesto). De la política catalana en los últimos años es responsable Catalunya, no Extremadura ni Andalucía. Aquí no ha habido que echar ingentes sumas en defender una lengua en los últimos 30 años. ¿Acaso tiene derecho Andalucía a criticar que Catalunya doble películas a catalán? Aquí no se destinan cifras astronómicas a mantener los potentes sectores de la enseñanza y la sanidad privadas (por cierto, con decenas de miles de empleados que no aparecen como funcionarios, pero cobran de las arcas públicas: luego en un ejercicio de hipocresía se acusa a Andalucía de tener más funcionarios que ninguna comunidad autónoma). La Junta lleva 30 años apostando por lo público (desde residencias de ancianos a autovías gratuitas) mientras Catalanya lo hace por lo privado, desde autopistas (Igual que Madrid, fíjate la ruina que tienen encima las empresas de la red radial). Algo tendrá que decir la Generalitat de la gestión de sus fondos públicos. Es Barcelona (no Madrid, no Sevilla) la que decide qué medicamentos o tratamientos deja fuera de la cartera de servicios de la Seguridad Social, qué becas o libros gratuitos…

      No creo que Catalunya esté caída y si así fuese, no sería por “aguantar a otro”, sino por su forma de hacer política. Pero es sabido que es más fácil buscar un enemigo externo. Curiosamente, las comunidades que más aportan a las arcas del Estado son Madrid y Baleares. Catalunya es la tercera. Ninguna de las dos está en bancarrota, sino todo lo contrario. Sin embargo, Madrid y Baleares están por detrás de Catalunya en porcentaje de inversiones del Estado. Y no dicen ni esta boca es mía. !Qué curioso!
      Otra cosa son los gestos de desprecio, en lo que tienes toda la razón. Nadie tiene derecho a menospreciar a nadie.

      • Joan Marín dijo:

        Sin estar de acuerdo con la gestión del gobierno catalán, y reconociendo que lo único que he hecho para demostralo ha sido no votar nunca a CiU y despotricar en público hasta desgañitarme, me parece coherente con sus ideas la gestión realizada por un gobierno de derechas y nacionalista (sí, CiU es de derechas hasta la médula) que ha respetado bastante su programa electoral, lo que hoy en día resulta paradójicamente extraño. Todo esto le legitima para decidir en qué se gasta sus recursos, por ejemplo priorizando pagar una pasta a las majors para poder doblar peliculas americanas al catalán, o montando embajadas comerciales por el mundo donde colocar con sueldazos a estómagos agradecidos, antes que invertir en sanidad pública o educación, pero, aunque me resultan ulcerantes, les reconozco su coherencia en su ideario.
        Otra cosa es que esas políticas legitimen que comunidades, que reciben una mayor inversión estatal y aportan mucho menos al fondo común, mantengan a una parte importante de su población a base de prestaciones públicas originadas en tributaciones ajenas. En lugar de utilizarlas para fomentar recursos propios que las vayan independizando de las prestaciones.
        En cuanto a la comparación entre lo que reciben del Estado Madrid y Baleares y lo poco que se quejan, creo que es mucho más complejo de lo que tu apuntas, ya que resulta curiosa la trampa de las balanzas fiscales:
        Madrid rozaba el -5% del PIB (Balanzas fiscales) en el sistema de flujo monetario, que es más justo, ya que ciertas inversiones generales se reparten entre todas las comunidades. Pero si observamos, la mayoría de infraestructuras que se realizan benefician más a Madrid que al resto de comunidades, por estar en el centro. Ya que la única salida al exterior de Madrid es el aeropuerto ya que es la comunidad que le queda más lejos cualquier puerto. Las infraestructuras que pasan por las dos Castillas y que contabilizan como inversiones dentro de éstas dos comunidades, representan un beneficio directo a la Comunidad de Madrid que no se contabiliza en las balanzas. A todo esto si le sumamos las inversiones radiales del Ave que benefician exclusivamente a Madrid a pesar de no contabilizar como inversiones en Madrid (porque claro, la gran parte de la obra no está en su territorio y en las balanzas de flujo monetario este tipo de obras se reparte la inversión entre todas las comunidades) y el grueso aún no justificado en el aeropuerto de Barajas, que acumula un 25% del tráfico aéreo español y recibe de media un 57% de la inversión total (inversión por aeropuertos) y no queda justificado tampoco por el volumen de mercancía del aeropuerto ni por el nivel de beneficio que tiene y que Barcelona por ejemplo esté por debajo en la relación de inversión y pasajeros, nos encontramos con que ésta de forma discreta y disimulada recibe un grueso de inversiones superior a cualquier otra región de España.
        La inversión en Baleares resulta mucho más difícil de analizar, sus cuentas resultan muy opacas, tan opaco como el origen de muchos de sus ingresos con origen en iversores rusos, alemanes, ingleses…..
        Quizás por todo esto ni Madrid ni Baleares se quejan de la inversión del Estado, pese a que Baleares la ha visto reducida en un 22% para este año si no recuerdo mal.

        No creo que Catalunya esté en bancarrota, su nivel de deuda es inferior al estatal, su problema de solvencia lo provoca que es una Comunidad Autónoma y depende del Estado español como avalador de deuda, por lo que los tipos de interés del avalador estatal (credibilidad de España) la están ahogando financieramente, mientras a los alemanes les resulte rentable prestarnos dinero a tipos de interés de usura, para que ellos puedan financiar su deuda a tipos negativos. Alemania hizo negocio con el euro y ahora lo está haciendo con la deuda de los PIGS.
        Resulta fácil y alentador buscar un enemgio externo, pero es que a veces ese enemigo es real y habla alemán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s