Arenas, al rescate de Rajoy

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, ha dicho que Rajoy ha venido a rescatar a Javier Arenas después de la amarga victoria de las pasadas elecciones andaluzas.  Si no me engaña el olfato, ocurre todo lo contrario. Es Javier Arenas el que se irá pronto a Madrid en auxilio de un Rajoy preso de su incompetencia, líder de un partido sin pulso apenas seis meses después de obtener una arrolladora mayoría absoluta.

Es Rajoy el que necesita un cable. Hasta la semana pasada, Arenas tenía decidido seguir al frente del PP andaluz. Pero ha recapacitado después de la llamada de socorro recibida desde la Moncloa, donde Rajoy corre como un pollo sin cabeza, eso sí presionando a toda Europa. Y lo necesita a tiempo completo.

¡Llamada para Javier Arenas, acuda urgentemente al puente de mando! La cosa no deja de ser chocante: el fracaso en Andalucía siempre ha dado alas a Arenas en la política española.

El caso es que Rajoy le puso a Arenas la soga al cuello con su polémica reforma laboral en vísperas de las elecciones andaluzas de marzo. Arenas tropezó con dos elementos que escaparon a su control: la reforma laboral y la decisión de Griñán de separar las autonómicas de las generales de noviembre de 2011. El fracaso electoral amortizaba la figura política de Arenas para la política andaluza, pero él quería seguir al frente del PP-A porque era lo que le daba poder en Madrid. Sin suelo donde pisar, Arenas pierde peso específico.

Pero Rajoy lo necesita ahora al cien por cien. La nave se va al garete y esto no es como en 1996 con Aznar. Génova, la sede del PP en Madrid, necesita recuperar el pulso perdido por la tunda de medio año escaso de gobierno. La secretaría general le viene grande a María Dolores de Cospedal, como la Moncloa le viene enorme a Rajoy. De ahí la llamada de socorro.

Y así llegamos al Arenas campeón de las paradojas. El hombre lleva año y medio reclamando una comisión de investigación parlamentaria para el escándalo de los ERE y se quita de enmedio tres días antes de que se cree. Este jueves, en la sesión de control al Gobierno intervendrá el nuevo portavoz Carlos Rojas. Las vueltas que da la política. Hace nada Arenas le espetaba a Griñán que iba a ser presidente de la Junta en dos ocasiones sin haber ganado unas elecciones nunca. Ahora se marcha él de la política andaluza habiendo ganado las elecciones.

Paradojas de Arenas y crueldades de la política. Arenas aguantó tres derrotas y no ha resistido su primera victoria. El PP de Rajoy necesitaba un éxito en Andalucía y cuando la obtiene descabeza a su líder. Ahora sí que Arenas deja todo el terreno libre para Griñán y su socio Valderas. Sin la comparecencia de Griñán y Chaves, la comisión de investigación de los ERE iba a ser una pantomima, según el PP. ¿Y ahora sin Arenas y Antonio Sanz en su papel de oposición?

Para colmo, la sucesión de Arenas tiene mala pinta. Habrá candidatos, pero el que se atreva -de momento parece que todos huyen- no tiene fácil hacerse con un partido hecho a imagen y semejanza del líder Arenas y de su álter ego Antonio Sanz. La unidad de la que presume el PP es en realidad un mezcla de fe en las virtudes del líder y de obediencia. Paradoja última: el PP empieza ahora una travesía del desierto propia de partidos que pierden elecciones, no de los que ganan.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s