La primavera de Andalucía

Día de Andalucía, día de encuestas electorales, guiños populistas, desaires y manifestaciones. El día amaneció pintado de primavera y con sones de himno flamenco de Chano Lobato y coplero de Rocío Jurado. Algún día tendré que acostumbrarme a ver cómo algunos representantes de la derecha heredera de los señoritos cantan “andaluces, pedid tierra y libertad”. En un campo de girasoles, Carlos Cano canta su olvidada “Verde, blanca y verde”: tierra sin amos, tierra de espigas. Amo mi tierra, lucho por ella, mi esperanza es su bandera…

En el antiguo hospital de las Cinco Llagas, el Parlamento disuelto, un espectro, se resistía a dejar ir el día sin su acto protocolario. Son tantos ya, 32 años, que se hace extraño un 28-F sin pleno institucional. En esta ocasión ha habido izado de bandera, himno de Andalucía y doble foto, una institucional y otra política: Montoro, Griñán y Arenas. Sabroso sanwich. Griñán entre Montoro-déficit y Arenas-Ere. Más que los acordes del himno creado por Blas Infante, resuena el eco de las encuestas que van desgranando, día sí y día también, un derrumbe socialista apoteósico. Lo nunca visto, de mayoría absoluta socialista a mayoría absoluta popular en Andalucía. No ni na, dice Arenas.

No hay pero que poner a la encuestas. Arrollador parece el empuje del PP también en Andalucía. Aunque hay indicios de que algo está empezando a cambiar: desde que Rajoy sienta sus reales en La Moncloa y sobre todo desde que ha metido mano a la reforma laboral, el PP ha empezado a perder fuelle. De enero a febrero ha perdido un punto en intención de voto en Andalucía, según la encuesta de ABC y medio punto según El Mundo. Y el PSOE ha dejado de caer y empieza una leve mejoría.

El dato apenas sirve de consuelo a los socialistas ávidos de noticias positivas en medio de tanta zozobra.  Al final, el único acierto de Griñán desde que gobierna va a ser haber separado las elecciones andaluzas de las generales de noviembre pasado. Pero es insuficiente para remontar, sobre todo porque Rajoy no va a desvelar ni una más de sus intenciones hasta después del 25-M. Los socialistas han caído tanto y han perdido tanto crédito que no tienen tiempo de recuperar el terreno cedido al adversario. El enfermo mejora, pero sigue en estado agónico.

Este Día de Andalucía de 2012 declina con una tarde de temperatura primaveral, adelanto de la estación que nos aguarda a la vuelta de la esquina. La primavera andaluza, ahí es na, regeneradora, vitalista. ¿Qué crisis no somos capaces de afrontar los andaluces con la primavera por delante? Para colmo, para el próximo fin de semana se anuncian las tan deseadas lluvias, bendición para los trigos recién nacidos. Los andaluces deberíamos adoptar un calendario que empezara el 28-F con el anuncio de la primavera. Primavera árabe, primavera de Valencia, primavera del PP. ¡Te quié ir ya! Primavera, primavera, la nuestra: cómo relucen las amapolas, de Andalucía trabajadora, verde blanca y verde.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s