La reforma laboral y la burbuja electoral de Rajoy

El PP de Mariano Rajoy “arrasó” en las pasadas elecciones generales del 20-N con diez millones de votos… de un censo compuesto por  34 millones. En consecuencia, Rajoy obtuvo el apoyo del 29 por ciento del cuerpo electoral. Dicho de otra forma, no le votó el 71 por ciento de los españoles que tenía derecho a participar. Cierto que obtuvo el 44 por ciento de los votos emitidos, pero ni siquiera eso le otorga patente de corso para entrar a saco, como lo hizo antes el PSOE, en las conquistas históricas de los trabajadores. Unas conquistas que han costado sangre, cárcel y sufrimiento a mucha gente.

Conviene recordarlo porque Rajoy usa todos los días esos 10 millones de votos de coartada para hacer política a su antojo y meter la tijera en los derechos laborales a troche y moche. Conviene que lo tengamos presente, como deberían tenerlo los dirigentes del PP que creen haber obtenido carta blanca.

Por lo tanto, al contrario de lo que nos quiere hacer creer, Rajoy no tiene un mandato abrumador de las urnas para hacer reformas y hacerlas “cuanto antes”. Que no nos engañe, esa exigencia es de Merkel & Cía. Es una imposición de quienes quieren aprovechar la crisis para que asumamos que los derechos laborales son privilegios insostenibles, un lastre para crear empleo. Pero está claro que el empresariado no va a crear empleo hasta imponer sus condiciones laborales, aunque eso suponga un retroceso de medio siglo.

Para ello utilizan el miedo y la confusión reinante. Echan a pelear a los parados con los trabajadores que tienen “el privilegio” de no haber caído aún en el pozo del desempleo o en la red de la precariedad. De momento tienen a todo el mundo acogotado y parece que se están saliendo con la suya. El discurso del miedo hace estragos en la conciencia de los trabajadores. La consigna es sálvese quien pueda.

Pero con el 29 por ciento de apoyo electoral lo menos que podría hacer Rajoy es dialogar con los sindicatos y tratar de que los recortes no recaigan sobre las espaldas de los menos favorecidos. Haría bien el PP en no olvidar que en este país hay mucha más gente que no le ha votado, que el crédito político de las urnas es tan corto como el que conceden los bancos desde el estallido de la crisis. Y tan efímero como puede serlo la burbuja política que Rajoy se está construyendo con 10 millones de votos.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s