Condena al juez Garzón: ¿dónde está la justicia?

Aburre decir lo obvio, cansa repetir lo sabido: no hay justicia cuando las sentencias atentan contra el sentido común o consiguen levantar una ola de indignación ciudadana. El juez Garzón no es intocable y puede  haber cometido errores en la instrucción del sumario de la trama Gürtel, pero de ahí a concluir que prevaricó por ordenar escuchas telefónicas a los implicados (y sus abogados) en los negocios de los “amiguitos” valencianos dista un abismo. Más aún si eso supone una condena de 11 años de inhabilitación para un juez que, aunque cuestionado por su afán de protagonismo y por su forma de instruir, ha destacado por su tesón en la lucha contra el crimen organizado, sea el narcotráfico, el terrorismo o la corrupción política. Como la mayoría del país, creo que Garzón es víctima de una persecución.

La condena contra Garzón ahonda aún más el abismo entre la sociedad y la administración de justicia. Porque se produce, además, después de la impresentable absolución de Camps y Costa, los investigados por el juez. Asistimos a una sucesión de sentencias que nos llevan a un escalón dramático de la conclusión que sintetizó muy bien Pedro Pacheco en 1985 diciendo que “la justicia es un cachondeo”. Lo que entonces se veía como un cachondeo se ha vuelto una tragedia.

Me cuesta repetir aquí los argumentos y la indignación que proliferan hoy en las redes sociales. Está todo dicho. Me limitaré a sumarme a la ola de protesta y, si acaso, añadiría únicamente mi inquietud por el descrédito de no pocas instituciones democráticas de nuestro país. La actividad política está en la picota, los partidos desprestigiados, el sindicalismo cuestionado, el sistema educativo bajo mínimos, la prensa desacreditada, el modelo económico en bancarrota, la solidaridad sumida en el escepticismo, la justicia en derribo…

Será paranoia o no, pero parece que hay un plan perfectamente trazado para acabar con el poco crédito que les queda a las instituciones democráticas y con los valores que caracterizan a las sociedades avanzadas. Y justificar así el sálvese quien pueda, el populismo, los salvapatrias. Será paranoia.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Condena al juez Garzón: ¿dónde está la justicia?

  1. Rosa dijo:

    Totalmente de acuerdo. Yo creo que hoy hay un montón de gente con los ánimos por los suelos y con una gran preocupación por ver hasta donde va a llegar esta fractura entre las instituciones y la gente, o, al menos, una buena parte de ella. Las fotos del inicio del comentario duelen. Cuesta creerlo. Saludos.

  2. Juan Marín dijo:

    Estamos en plena crisis política, económica, social y moral……vaya, esto me suena a Generación del 98 ¿habremos perdido otra guera contra los USA o esta vez ya perdimos por no presentarnos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s