El Rey de Bafatá

Mamadú Saliu Sidibé, rey de Bafatá, junto a su esposa

Mamadú Saliu Sidibé es el rey de Bafatá, la segunda ciudad más poblada de Guinea-Bissau. Pertenece a los Gansidibé, dinastía que se remonta a los tiempos anteriores a la colonización portuguesa, allá por el año 528. Sidibé es fula, más concretamente futa-toro, pero reina sobre las trece etnias que componen la compleja estructura social de la ciudad. Bafatá significa en fula “encuentro de ríos” porque en esta ciudad suman sus aguas el ampuloso Geba y el no menos caudaloso Camposa.

Una de las peculiaridades de los reyes de Bafatá es que el cetro no pasa de padres a hijos, sino de hermano mayor a hermano menor. Cuando muere el último de los hermanos, el trono va a parar al mayor de los primos. La única condición es que el heredero esté en buenas condiciones físicas. Otra curiosidad es que Guinea-Bissau es una república que abolió los reinos (régulos) con la independencia de 1974, después de una cruenta guerra de 11 años liderada por Amílcar Cabral, nacido en Bafatá.

Los régulos permanecieron proscritos hasta 1990, año en que el presidente, Nino Viera, del mismo partido que Cabral, reconoció su importancia como instituciones de representación tradicional y les otorgó un papel mediador en los conflictos locales. En Guinea-Bissau hay 117 reinos. Mamadú Saliu Sidibé reconoce la preeminencia del poder democrático sobre el monárquico, pero por encima de todos está Dios. “La fuerza mayor, después de Dios, es el Gobierno”, afirma sentado junto a su esposa a la puerta de su casa, a la espalda de una mezquita sin ventanas de un barrio como cualquier otro.

Nada en la vivienda ni en el atuendo de Sidibé denota la alta dignidad que ostenta. En el salón de la casa apenas se puede dar un paso entre los butacones y el sofá de un enorme tresillo. Preside la estancia un televisor mudo. Contra lo que es costumbre, Sidibé tiene una sola esposa y 4 hijos. No quiere más esposas ni más hijos. Es aún joven, reina desde hace cinco años y lo hará mientras le asistan las fuerzas.

La principal función del rey de Bafatá es la mediación en los conflictos domésticos. También asistir a las reuniones del consejo de Estado y transmitir a la población las decisiones del Gobierno y a éste, las inquietudes del pueblo. Sus intervenciones más frecuentes son para solucionar conflictos entre particulares en litigios de intereses, desavenencias vecinales, peleas, agresiones entre hombres y, sobre todo, en casos de violencia de género. Es habitual que las mujeres acudan al rey para pedir amparo ante las palizas de sus maridos.

Lo que le ocupa más tiempo es esa función de juez de “primera instancia”, antes de que los pleitos lleguen a los tribunales de justicia. Pero lo que más le preocupa es el tráfico de niños y los matrimonios forzados de niñas. Los niños son pedidos a sus padres para ser llevados a estudiar el Corán en Senegal, pero en realidad acaban como esclavos en talleres de todo tipo. El fenómeno de niñas que son obligadas por sus padres a casarse con apenas diez o doce años disminuye, pero todavía es frecuente.

Entre los balantas es costumbre que las mujeres compren a una niña para criarla y regalársela a su marido como segunda esposa “de confianza”. Cuando nace un hijo con una discapacidad mental la familia tiene la obligación de llevarlo a la orilla del mar, ponerle un huevo delante y dejarlo allí toda la noche. Si al día siguiente el niño ha desaparecido es que era un espíritu, un “irâ”, y ha vuelto al mar, de donde procedía. Irâ es sinónimo de serpiente. Si al amanecer el niño sigue en la playa es que no es un espíritu y la familia debe aceptarlo para siempre. Las familias que no siguen este rito se ven rechazadas por el vecindario.

Las tradiciones y los mitos tienen un peso enorme en la sociedad guineana. Eso preocupa a los régulos, a caballo entre la cultura ancestral y la modernidad que les exige el tiempo que les toca vivir. ¿Cuál de las dos fuerzas, tradición y modernidad, gana la batalla? La modernidad, asegura, aunque el camino por recorrer es aún enorme.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s