Artur Mas no entiende andaluz

En primer lugar, parece mentira que a estas alturas todavía tengamos que recordar a nuestros políticos que los pueblos no hablan ni bien ni mal. Hablan como hablan y les basta con un uso de la lengua que les sirva para comunicarse. Ése es el fin último de un idioma, aunque algunos lo utilicen para atizar. Pueden hablar mal o bien las personas, a título individual. Lo mismo que unos escriben bien, otros mal, y muchos lo hacemos regular. Para entendernos, suficiente. En esto del idioma tampoco valen las generalizaciones geográficas.

En segundo lugar, en consonancia con lo anterior, que se nos respete. Si alguien del norte, del este o del oeste tiene problemas para entendernos, que haga el esfuerzo de intentarlo. Por educación, nosotros nos solemos esforzar para hacernos entender. Por regla general lo conseguimos, aunque el presidente de la Generalitat, Artur Mas, diga que él se queda a dos velas. Y que nos respete porque, mire usted por dónde, el habla andaluza es considerada por multitud de prestigiosos lingüistas como la forma más avanzada de la evolución del castellano, junto con el español de América.

En tercer lugar, quienes creen que los andaluces hablamos mal deberían decirnos quiénes hablan bien. En otras palabras, ¿qué norma implantamos? ¿La de Burgos. ¿La de A Coruña? ¿Murcia, tal vez? No habría acuerdo posible ni sería deseable porque la forma de hablar de un territorio no es algo que se pueda imponer. Si Escipión asomara por aquí diría que no logra entender el latín que hablamos en la Hispania. Ni en la Lusitania ni en la Galia. Las lenguas son seres vivos en boca de los hablantes, que las moldean día a día. Pretender fosilizarlas está tan llamado al fracaso como aspirar a detener las olas del mar.

La forma de expresión de un pueblo es algo tan íntimo, sutil y a la vez consistente como todo lo que nace de las entrañas. No en balde se le llama lengua materna. Hubo un tiempo, felizmente superado, en el que hasta los propios andaluces creíamos hablar mal. Tiempo de incultura y miseria, cuando ascender en la escala social equivalía a dejar atrás eso que de forma peyorativa se ha dado en llamar “deje andaluz”.

Además de poner de manifiesto una ignorancia o una mala fe supina, el presidente de la Generalitat ha menospreciado a los andaluces diciendo que a veces no se entiende a los niños de Sevilla o Málaga. Será por lo mal que hablan. O será porque hablan diferente y ya sabemos lo fácil que resulta atacar al diferente, culparlo de nuestras propias carencias. Y lo rentable que puede ser la xenofobia en política. Y lo útil para desviar la atención de los problemas internos. A ver si al final va a resultar que Mas trataba de que se hablara de otras cosas en vez del recorte de medios en los centros sanitarios y de la reducción de maestros que está llevando a cabo su Gobierno.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Artur Mas no entiende andaluz

  1. Juan Marín dijo:

    Hay que situar las expresiones en su contexto, y lo que tú escribes ahora es justo lo que trataba de explicar Artur Mas, en su defensa del modelo de inmersión lingüística del catalán, ante los ataques de algunos medios que, alarmados porque el niño Francesc Colomer al recoger el Goya al mejor actor revelación por “Pa Negre” y querer dar las gracias por el premio se expresó en un castellano plagado de catalanismos y con un marcado acento de Vic (a sumar al nervisismo de un niño ante un auditorio que le premia), están llamando a desmontar el sistema que ha funcionado, y funciona. Pese a las demandas puestas por tres familias (sí, sólo tres familias de entre todas las que viven en Cataluña) en defensa de que sus hijos estudien sólo en castellano viviendo en Cataluña.
    Yo, que soy de Barcelona, me he encontrado con dificultades para entender a un lleidatà (tanto por acento como por las palabras que utilizan), tantas dificultades como para entender a un gaditano, a un gallego…..o a mis propios padres que son andaluces (recuerdo cuando mi madre me dijo que dejara algo sobre el poyo de la cocina…..estuve casi 10 minutos buscando un pollo en una cocina de apenas 5 m2 sobre el que depositar mi carga)……Y creo, que esta vez, aunque me repatee, Artur Mas tenía razón….y estáis sacando sus palabras de contexto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s