Autointervenidos

Vuelve uno de las vacaciones con el zurrón lleno de buenas intenciones, el ánimo dispuesto a tomarse la vida con sosiego, y lo primero que se encuentra es el país patas arriba: con el Congreso afanado como nunca en una reforma de la Constitución y con los gobiernos autonómicos obligados a amputarse órganos en un sacrificio ritual destinado a calmar las iras del dios mercado. Estamos autointervenidos.

En cuestión de horas trastocan la Constitución para meter en ella el núcleo duro del neoliberalismo económico, pero un ministro supuestamente socialista (Don José Blanco, que nunca más le llamen Pepe Blanco) dice en la radio que no hay tiempo para aprobar un impuesto para las rentas más altas. La cosa no es nueva. Recuerdo que a finales de los ochenta Alfonso Guerra, entonces vicepresidente del Gobierno, habló de una “ley de hierro” para los beneficios empresariales y por poco se lo comen vivo.

Felipe González ha entrado en la historia como el líder que llevó por primera vez a la izquierda a la Moncloa y, en clave partidista, el que convirtió el socialismo a la socialdemocracia. Los dos líderes actuales del PSOE, Zapatero y Rubalcaba (¡qué gran candidato… para perder las elecciones!) también van a pasar a la historia. El primero como el artífice de la conversión del PSOE al neoliberalismo y el segundo como que el cosechó el mayor fracaso electoral desde la restauración de la democracia. Por este camino, si no media un milagro, pueden acabar emulando a la extinguida UCD.

La paradoja es que la vuelta de la derecha será gracias a las políticas de la izquierda. O, mejor dicho, gracias a que la izquierda hace políticas de derechas. Nos dice el PSOE que no hay más remedio, que es la única política posible. Con las cuentas como están no hay políticas de derechas ni de izquierdas. España se salva de ser intervenida por la UE, pero a cambio de que se intervenga ella misma con idénticas políticas que las impuestas a Grecia o Portugal. Araquiri general.

Si esto es lo que hay, para qué nos convocan a las urnas. Sería más coherente (y barato) que PSOE y PP formaran un Gobierno conjunto y nos dejaran volver de vacaciones con sosiego.

 

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s