Indignante travestismo político

Los dos grandes partidos que se disputan el poder en España, PSOE y PP, con IU como apéndice-comodín, han adoptado el discurso prestigiar la actividad política. A regañadientes y porque saben que por este camino van al precipicio. Pero en sus actos se dedican a hundirla aún más en el descrédito. Lo digo por lo que está pasando Extremadura, donde el PP no hace ascos al apoyo pasivo de los comunistas, aun a costa de desvirtuar su programa electoral, con tal de hacerse con el poder. También IU traiciona el mandato de su electorado. A eso se le llama fraude. Ponen la política, una actividad digna y necesaria, al servicio de sus intereses.

Lo digo también por el giro “estratégico” del PSOE, que ahora critica a los banqueros y anuncia un impuesto para los directivos con sueldos astronómicos. Ya veremos en qué acaba el anuncio, pero de entrada parece un brindis al sol. Vapuleado por la crisis, el PSOE es un barco sin timón. Al principio de la tempestad, los socialistas empeñaban su palabra en que iban a salir de ésta sin restar un ápice al estado del bienestar y en que harían pagar la crisis a sus causantes, los banqueros.

Los socialistas abrazaron después las doctrinas neoliberales y lo hicieron con la fe del converso. Bien es cierto que forzados por las presiones de Merkel y de su constelación de expertos en augurar el Apocalipsis fuera del sistema que tanto les beneficia. El resultado ya lo sabemos: facilidades para el despido, recortes de salarios, retraso en la edad de jubilación… Lo que no iba a ocurrir ha ocurrido y hoy el marcado laboral es más injusto que hace 20 años.

Mientras la sociedad calló, el Gobierno se dedicó a contentar a los banqueros y a los directivos de la CEOE. Y ahora que hemos reaccionado llevados por la indignación, Zapatero se saca de la chistera esas críticas de circunstancia contra los bancos por llevarnos a esta situación movidos por la ambición desmedida. Ese discurso ya lo hicieron poco antes de echarse en sus brazos.

La tragedia añadida es que ahora vendrá el PP y se encontrará que el trabajo sucio se lo ha hecho el PSOE. Sin mancharse apenas las manos, Rajoy gobernará una país que se ha vuelto de derechas a fuerza de ver cómo le golpeaban las políticas “socialistas”. Con razón opinan nuestros conciudadanos que en España los banqueros mandan más que el Gobierno, se diga éste de izquierdas o de derechas.

En ese maremágnum de confusión y travestismo, hablar de prestigiar la política es un insulto, otro más, a la inteligencia. Indignante.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s