Si quieres la paz, prepara la paz

Sevilla, 21-3-2011

Todas las guerras son malas.  Nunca es justa una paz obtenida mediante la guerra. Ni se evitan masacres con bombardeos. Conviene decirlo cuando nos enfrentamos otra vez a la cruda realidad del lanzamiento de misiles contra ciudades. Otra vez estamos en una guerra y como todas, esta también es fruto del fracaso y la sinrazón. Dicen que los objetivos militares son “selectivos”, pero pronto contaremos los muertos por centenares. Víctimas inocentes de la locura.

Me resisto a creer que no haya otra forma de echar a Gadafi de Libia. De lo que estoy seguro es de que hemos -han- elegido la peor. La comunidad internacional nunca debió bailarle el agua y ponerle alfombras a su paso. Podíamos haber sometido su petróleo a embargo, pero eso no entra en los cálculos de las potencias occidentales porque en realidad lo que les mueve es acceder a él.

Los países democráticos a los que se les llena la boca de derechos humanos en los momentos trágicos podrían guiar su diplomacia cotidiana por la coherencia y no legitimar a dictadores -algunos los alientan cuando sirven a sus intereses- que después se tornan una pesadilla. No pocos de los dirigentes europeos que hoy envían bombarderos sobre Trípoli abrazaban ayer a Gadafi.

La misma historia se repite una y otra vez, en un país y en otro. No aprendemos y ahora los mismos gobiernos que han agasajado al monstruo de Libia tratan de convencernos de que esta guerra es necesaria, justa. Casi una bendición. Los buenos van a evitar una masacre de los malos contra la población civil de Bengasi. Puede que eso sea verdad: Gadafi estaba dispuesto a arrasar a su propio pueblo para mantenerse en el poder.

Lo que indigna es que siempre sean los débiles quienes acaban pagando la sinrazón de los dictadores y la desvergüenza y la hipocresía de los líderes occidentales. Ciertamente, no podíamos dejar solo al pueblo de Libia en este momento, pero debió actuarse antes y sin recurrir a las armas. Esta guerra, como todas las guerras, sólo puede acabar en medio de un nuevo baño de sangre. A estas alturas de desarrollo de la civilización (¿civilización?) deberíamos disponer de mecanismos internacionales capaces de solucionar los conflictos de forma distinta a como lo hacían los hombres de las cavernas. O peor.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Si quieres la paz, prepara la paz

  1. Juan dijo:

    “Yo, Gadafi, procedo a tomar declaración a un vecino de Galicia que dice llamarse Mariano y se considera persona de paz. Añade el declarante que si dio su aprobación al envío de soldados y armas a la guerra de Trípoli fue por presión de un compatriota suyo, cuya localización desconocía. Habiéndosele mostrado a un hombre delgado y alto, llamado José Luís , el declarante dijo: Es él.”
    (Los dos fueron condenados a retratarse de perfil en las Azores)

  2. Rios dijo:

    Y además de todo esto, la cesión de las bases de Rota y Morón
    nos cuestan 25 millones de euros.Se ve que subvencionar la guerra
    trae a cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s