Descrédito a 110 Km por hora

Sevilla, 7-03-2011

El crédito es uno de los atributos más fáciles de perder y que, una vez dilapidado, cuesta Dios y ayuda recuperar. Podríamos decir que el crédito es de casi imposible restitución porque su pérdida deja una huella indeleble, la sombra de la duda. Nos ocurre a los particulares y, con más razón aún, a los que se dedican a la política. Los políticos difícilmente tienen una segunda oportunidad.

Ese es el peor mal que aqueja al Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero, lanzado por la ladera del desprestigio. El límite de 110 Km por hora es buena prueba de ello. Una más. ¿Qué tenemos que perder los conductores por reducir diez kilómetros la velocidad máxima? Nada, seguro. ¿Qué ganar? Seguridad y ahorro. Poco dinero, dicen unos. Insignificante para alguien que hace cien o doscientos kilómetros a la semana. Puede que sí, pero muchas insignificancias sumadas…

La cuestión no es diez kilómetros más o menos, llegar cinco minutos antes o después. Lo que importa es la falta de compromiso de la mayoría con las medidas del Gobierno. En otro momento una medida así habría sido aceptada sin tanta polémica. Lo que ocurre es que ahora impera el escepticismo. El Gobierno se ha ganado a pulso ese distanciamiento popular. Todo lo que haga será cuestionado hasta que lleguen las elecciones. En eso tiene razón el PP, que se afana en ahondar la sima en la que se hunde Zapatero.

Yo pienso cumplir la limitación de velocidad, de hecho lo hago desde el pasado viernes que se anunció. No porque lo diga el Gobierno, sino porque creo que en estos momentos hay que extremar el ahorro. Lo diga Zapatero o quien sea, es lo menos que podemos hacer: apagar las luces de casa, prolongar la vida del coche, usar el transporte público… Me parece mal que los hospitales, centros comerciales y otros edificios públicos sigan despilfarrando energía con la calefacción hasta hacernos sudar en invierno y que cuando llegue el verano nos congelen con el aire acondicionado. Peor aún es que las medidas de ahorro sean temporales y que, superada la crisis del norte de África, volvamos al despilfarrar unos recursos escasos que, a la postre, hipotecan el futuro del planeta.

No me parece mal el paquete de medidas del Gobierno, lo que me parece impresentable es que haya que esperar a una crisis de este calado para adoptar un comportamiento que debería ser consustancial con el raciocinio que se nos supone a los seres humanos.

Otra cosa es lo que hagamos cuando llegue el momento de acudir a las urnas.

 

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s