En gracia de Dios

Sevilla, 1-02-2011

Lo confieso, he metido albañiles en la casa del pueblo para hacer obras. Llegó el maestro José el Cillero y lo primero que dijo fue que el alarife siempre está en gracia de Dios: gracias a Dios que has venido y gracias a Dios que te vas. Tiene gracia, además de ser un excelente profesional al que no le ha afectado la crisis. Al contrario, lleva detrás una fila de gente rogándole que busque un hueco para un arreglo en el tejado, que vaya añito de lluvia llevamos, o para levantarle la casa a la hija, que va a llegar el día de la boda y los novios no tienen dónde cobijarse, los pobres.

Tiene el Cillero más lista de espera que un cirujano, mientras a su lado pasan decenas de albañiles en paro. ¿Su secreto? La excelencia. Bueno, en el pueblo lo llaman de otra forma. Dicen que es un profesional “curioso”. El presidente Griñán denomina excelencia a lo que siempre ha sido el trabajo bien hecho. Dice que al nuevo modelo económico para Andalucía se va por la vereda de la excelencia, haciendo mejor lo que ya sabemos hacer.

Mi albañil responde que lo suyo es simplemente estar en gracia de Dios. Gracias a Dios que has venido, gracias a Dios que te vas. Y entre una y otra gracia te levanta una columna dórica, jónica o corintia que parece haber estado en tu casa desde los tiempos de los romanos o mucho antes. Que le pides una escalera, te la hace con arcos capaces de resistir tres terremotos de Lisboa. Que una ventana, pues con medio punto, hornacina y abocinadas.

De mi albañil puede uno tomar hasta clase de bien hablar. Gracias a él he sabido que la puerta puede topar con el vasarete -en realidad él cecea vazarete- y que lo que yo llamo el arco de la escalera se conoce como hocino. Corro al diccionario y, efectivamente, allí están el vasar -repisa donde se deposita la vajilla- y el hocino -hueco en forma de hoz que soporta una escalera-. El peldaño de acceso a la casa es el sardinel y los postes del tendido eléctrico son berlingas.

Con profesionales así se le quita a uno el miedo a meterse en obras y hasta es posible que se reduzca el paro en el sector de la construcción. Tal vez tenga razón Griñán cuando dice que al pleno empleo se llega por la excelencia, la excelencia del trabajo bien hecho.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a En gracia de Dios

  1. julio dijo:

    Tienes suerte de tener un albañil ” curioso ” espécimenes de estas características casi no se encuentran desde que desaparecieron los aprendices del mundo laboral, hecho que lamentamos o padecemos casi todos, si además te enseña a hablar es el no va más.

    Solo falta que te salga económico, vigila que no se te vaya el dinero por el caño del sardinel.
    Un abrazo

  2. Rios dijo:

    La respuesta de Julio me parece fabulosa.Cuida que no te salga
    un competidor “curiso” en esto de escribir.

  3. Loli dijo:

    No he podido resistirme a comentar esta noticia, he sentido emoción al leerla, orgullo y una mezcla de sentimientos que no se explicar, porque no sólo es un excelente profesional también es un excelente padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s