Wikileaks, rebelión en la nube

Sevilla, 12-12-2010

Algunos apuntes sobre la filtración de documentos a través de Wikileaks:

  1. -Al final todo se acaba sabiendo.
  2. -Criticar las filtraciones es como pretender ponerle puertas al campo.
  3. -El cinismo de la política está en el escaparate.
  4. -Nace una nueva forma de hacer política en la que los gobernantes tendrán mucho más cuidado con lo que escriben.
  5. -Con las nuevas tecnologías los estados pueden escrutar las intimidades de sus ciudadanos, pero también éstos pueden hurgar en las miserias de sus dirigentes.
  6. -Internet genera un movimiento político que ya ha sido capaz de bloquear los sistemas informáticos de las grandes corporaciones económicas y boicotear a quien se le enfrente.

Al final todo se acaba sabiendo. Wikileaks le ha puesto letra a la música de una diplomacia de doble lenguaje, a una forma de hacer política que ha hecho de la hipocresía no la excepción, sino la norma de conducta. La política que nunca dice lo que sabe y piensa, sino lo que conviene a sus intereses. La que dice guiarse por el interés común y lo hace por el propio.

A nadie ha dejado indiferente la filtración. Los hay que han reaccionado cargando en contra con el argumento de que los estados necesitan guardar determinadas cuestiones en secreto. Sin duda, pero como excepción, no como norma. Algo que pone de manifiesto el contenido de los cables filtrados es que todo, incluidas las juergas de Berlusconi y el botox de Gadafi, puede recibir el tratamiento de “top secret”. Conclusión: sólo sabemos aquello que escapa a su control. Bajo la capa de la seguridad del estado hay mucho gato encerrado. Frente a eso, la demanda ha de ser de máxima transparencia. Menos puertas al campo.

Sabíamos que Estados Unidos es el que manda y sólo nos faltaba el detalle de cómo lo hace. Y lo hace sin necesidad de forzar a los gobiernos de su órbita, que se le pliegan antes de que abra la boca. Estábamos seguros de que si Washington hubiera querido ampliar sus bases militares en España le hubiese bastado pedirlo, pero no que se lo ofreciera gentilmente nuestro Gobierno, el mismo que públicamente proclamaba lo contrario.

Dejo para lo último lo que quizás sea más novedoso: el movimiento en defensa del promotor de Wikileaks, Julian Assange, ante lo que millones de personas consideran un ataque a la libertad de expresión en la red puede desembocar en un fenómeno político de nuevo cuño y que ya se ha materializado en grupos de hakers como “Anonymous”, capaces de boicotear los sistemas informáticos de grandes empresas, Visa y Mastercard entre otras.

Fenómeno nuevo y con gran carga política. Hakers y simples usuarios de la red han dado el paso de actuar al unísono, no sólo de forma aislada como hasta ahora. Y por una causa que cuenta con millones de simpatizantes. Pocas cosas hay en la red que provoque más rechazo que su control, que es lo que se ha pretendido hacer mediante ataques a la web de Assange o cerrándole las cuentas de donaciones a través de Visa, Mastercard o PayPal.

Ha habido una auténtica rebelión que algunos han titulado como de “guerra en la nube”. A raíz de la filtración los estados se sienten desnudos y las empresas que dependen de sus sistemas informáticos, vulnerables. Esto no ha hecho más que empezar, y promete. Atentos a la pantalla.

 

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s