Diversidad y glotonería política

Sevilla, 29-11-2010

De las elecciones catalanas se pueden sacar múltiples conclusiones, de las que se ocupan profusamente todos los medios de comunicación: el tripartido fue un error, que unido a la crisis económica y al poco tirón electoral de Montilla como candidato, ha traído la victoria de CiU; asciende significativamente el PP -Rajoy quiere ver en ello el anuncio de su triunfo sobre Zapatero- cae en picado de ERC, entra del independentista Joan Laporta…

Como de eso ya se ocupa todo el mundo, me voy a centrar en un aspecto que, por contraste con la realidad andaluza, me resulta llamativo: la diversidad política que muestra el Parlament, con presencia siete partidos, frente a los tres que hay en el Parlamento de Andalucía, PSOE, PP e IU. Seguramente Artur Mas gobernará sin socios, al menos hasta las próximas elecciones generales, pero podría echar mano de alguno de los muchos grupos con presencia en el Parlament y que estaría encantado de sumar sus votos en el futuro gobierno de la Generalitat.

¿Qué pasaría en Andalucía si se diera una situación en la que ninguno de los partidos con opciones de ganar, PSOE y PP, careciera de mayoría absoluta? Que las opciones para formar gobierno serían reducidísimas. El PP sólo podría gobernar si ganara por mayoría absoluta o firmara un pacto “contra natura” con IU. Al PSOE se le abre un poquitín el abanico, aunque no mucho, con mayoría absoluta -cosa improbable en este momento- o con el apoyo de IU.

Esta penuria del espectro político andaluz es fruto de la práctica desaparición de otras formaciones, como el Partido Andalucista (PA), con el que Manuel Chaves gobernó cuando estuvo en minoría. Es sabido que el desastre del PA fue fruto, sobre todo, de los errores de sus dirigentes, pero también de la obsesión de los dos grandes partidos por acaparar todo el ámbito político. Si el PSOE y el PP no fueran tan glotones -políticamente hablando- andarían como locos tratando de resucitar al PA o algún partido que sirva de bisagra. El único es IU y sus dirigentes, que saben lo que pueden valer sus votos, van a venderlos caros.

Desde el punto de vista del electorado, el panorama andaluz de los partidos recuerda las estanterías de un supermercado de Cuba: escasez y nula variedad. Sota, caballo y rey. Una situación que empuja a elegir por “exclusión” más que por “convicción”. Por ahí mal andamos, y peor acabaremos.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s