El Sáhara y la hipocresía de Europa

Sevilla, 10-11-2010

Supongamos que España no tuviese intereses comunes con Marruecos. Supongamos lo mismo de Europa. ¿En qué situación estaríamos con respeto al conflicto del Sáhara? Es difícil saberlo, pero seguro que en otra muy distinta a la que estamos. Porque lo que están haciendo los gobiernos europeos ante la violencia desatada por Marruecos en El Aaiún es mirar para otro lado, disimular. Todo lo más, pedirle a Rabat calma y contención en sus actuaciones. Un ejercicio de hiriente hipocresía.

¿Qué está pasando en la capital del Sáhara? Más allá de la violencia y el número de muertos, cuyas cifras acabaremos sabiendo tarde o temprano, lo evidente es que la población se ha rebelado contra Rabat. El levantamiento habría nacido de las malas condiciones de vida y derivado después hacia la cuestión política y la enquistada reivindicación del derecho de autodeterminación para los territorios del antiguo Sáhara español. Esto último es lo que le interesa resaltar al Polisario y lo que trata de ocultar Rabat. Por eso el Polisario difunde datos e imágenes a través de Internet y el Gobierno cierre el lugar a la prensa internacional.

Como en todo conflicto de estas características, la segunda víctima, después de las personas, es la información. También caen la racionalidad y la credibilidad. El crédito político de Marruecos como país democrático, si alguno le quedaba, se ha evaporado con la actuación en el campamento Agdaym Izik. Rabat tiene complicado justificar lo que ha hecho ante la comunidad internacional.

A la altura del zapato ha quedado también España por su respuesta hipócrita. Sabemos que hay muchos intereses comunes, como el control del terrorismo y la inmigración, pero mal vamos a defendernos si para ello hemos de renunciar a la defensa de los derechos humanos. Hay principios con los que no se puede mercadear y quien lo hace se convierte en cómplice y rehén de quien los vulnera.

El enconamiento del conflicto del Sáhara no beneficia a nadie porque puede cegar la única vía de solución: la negociación y un acuerdo que dé salida a las aspiraciones políticas del pueblo saharaui. Ante la hipocresía de los gobiernos europeos, que anteponen sus intereses a la voluntad del pueblo saharaui, al Polisario no le va a quedar más remedio que aceptar de momento una autonomía lo más amplia posible, aunque sea bajo la bandera de Marruecos. Después, el tiempo dirá la última palabra. Otra salución no se ve en el horizonte.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Sáhara y la hipocresía de Europa

  1. SH dijo:

    Sabiéndote experto en inmigración y defensor de los esfuerzos desarrollistas y democráticos que está haciendo Marruecos, me supongo, que estarás sufriendo, al ver, cómo éstos no se pueden reprimir el machaque final de los Saharauis.
    Respecto a España, con el sol que nos alumbra, casi mejor que esté callada la ministra y todos los demás, ni siquiera serían capaces de enarbolar la bandera de los derechos humanos con tino. Por favor, tu que escribes, pide: profesionalidad, altura política y un poco de valor personal para defender lo que nadie puede discutir, que son los derechos humanos

  2. rios dijo:

    Has tardado en escribir sobre el tema, y me alegra que lo hayas hecho.
    Sigue defendiendo a los débiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s