El de la corbata roja no es el rey, pero como si lo fuera

San Fernando, 15-10-2010

Sin poder evitarlo escucho esta mañana la siguiente conversación durante el desayuno en la cafetería La Mallorquina de la calle Real de San Fernando, en Cádiz.

Cliente: Ayer tuvimos en la ciudad al mandamás de España.

Camarero: Sí, ya vi la caravana de coches que traía al rey.

Cliente: ¡Qué va, hombre!, me refiero al que manda de verdad, a Botín, el presidente del Banco Santander.

Juan Carlos I y Emilio Botín coincidieron el jueves en la Isla de León, el primero para abrir el curso académico de la universidad española y el segundo para presidir la X junta de accionistas de Universia, la fundación que patrocina el Santander. El boato acompaña al rey, que es recibido por el aplauso del pueblo congregado al paso de la comitiva. La discreción preside el traslado de Botín, cuyo paseo la tarde del jueves por la calle Real sólo llamó la atención de los pocos que descubrimos la profusión de corbatas rojas. (Un día de estos escribiré sobre la mutación del simbolismo de los colores: el rojo ha pasado de representar el comunismo a simbolizar a un banco. El verde de los chistes verdes y los viejos verdes es ahora el color de los que aman la naturaleza.)

El pueblo de San Fernando aplaude a Juan Carlos, pero identifica claramente a los que mandan de verdad en este país. Los mismos que en todas partes. Los que han provocado la crisis y logrado que en vez de pedirles cuentas los gobiernos les dieran dinero a espuertas para evitar la hecatombe. Ahora no sólo se niegan a rendir cuentas, sino que impiden la adopación de medidas -legislación contra la especulación financiera y las hipotecas basura, imposición de una tasa para atender futuros descubiertos…- con el argumento de que el mercado debe ser libre.

Viejo como es, el pueblo de San Fernando derrocha sabiduría y sentido del humor. Pueblo además orgulloso de su historia. No en balde fue en la Isla de León donde se constituyeron, hace 200 años, las Cortes que alumbraron la primera Constitución plenamente liberal de Europa. La que proclamó la separación de poderes y reconoció al pueblo como única fuente legítima de la soberanía y proclamó la libertad de imprenta.

¡A los isleños se les iba a escapar ocasión tan propicia para emitir una sentencia que pusiera a cada cual en su sitio! Ese de la corbata roja que va ahí no es el rey, pero como si lo fuera porque es el que realmente manda.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El de la corbata roja no es el rey, pero como si lo fuera

  1. Martín dijo:

    Será todo lo sabio que quiera el pueblo isleño pero de estar parados saben un rato y de crear empleo saben muy poco… lo mismo que toda la provincia de Cádiz. A lo mejor es que hay que que cuestionarse algo de nuestra forma de razonar habitual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s