El Rey y las Cortes de Cádiz

Sevilla, 24-09-2010

El rey ha tenido hoy una estupenda oportunidad en San Fernando (Cádiz) para gritar ¡viva la Pepa, viva la libertad! saldando así una vieja deuda que los borbones contrajeron con el pueblo levantado en 1808 contra los franceses y contra Fernando VII, el felón. En los actos de conmemoración del segundo centenario de las Cortes de Cádiz, constituidas el 24 de septiembre de 1810 en la ciudad de San Fernando asediada por las tropas de Napoleón, Don Juan Carlos se ha limitado a gritar ¡viva las Cortes y viva España!

Al presidente del Congreso de los Diputados, el socialista José Bono, le ha faltado boca para enfatizar el papel del rey Juan Carlos en la conquista de las libertades en nuestro país. Vino a decirle al rey que tenemos libertades gracias a la corona. Mirando a don Juan Carlos, el presidente del Congreso le lanzó el siguiente piropo: “ha hecho usted más por los españoles e incluso por la monarquía, que todos sus antepasado juntos”.

Ahí queda eso. Claro que la frasecita tiene doble interpretación. Quizá lo que Bono quiso decir y no se atrevió es que los antepasado del rey tuvieron un papel manifiestamente mejorable. Nefasto. Aunque Bono en sus discursos suele adelantar a Rajoy por la derecha, me quedo con la interpretación malévola de sus palabras.

En realidad, el mérito de Juan Carlos es haber roto con una constante en la historia de España: los reyes dedicaron sus mayores esfuerzos a entorpecer la modernización del Estado y a derribar cualquier intento de mejorar las condiciones de vida de sus súbditos. Él no lo hizo y eso, a la luz de la historia, ya es un mérito. Pero de ahí a atribuirle el protagonismo de las libertades hay un trecho. Suele elevarse a ese mismo pedestal a Adolfo Suárez, primer presidente de la democracia, cuando aquí no hubo más protagonista que el pueblo echado a las calles, que incluso pagó con sangre la conquista de la libertad. El trabajador José Manuel García Caparrós cayó abatido a tiros en la histórica manifestación del 4 de diciembre de 1977 en Málaga. También murieron asesinados los abogados laboralistas de la calle Atocha de Madrid.

¿Pudo el rey aliarse con las fuerzas que se oponían al cambio en quellos años y después, en febrero de 1981, con los golpistas de Tejero? Claro que sí, y no lo hizo. ¿Por eso él fue el artífice de la Transición? No, en rigor, aquí no hubo otro héroe que el pueblo. Por cierto, el mismo pueblo que casi doscientos años antes protagonizó el levantamiento contra la invasión francesa propiciada por la traición de Fernando VII, el mismo que proclamó a los cuatro vientos en San Fernando que sólo el pueblo es la fuente legítima del poder político.

Majestad, ¡viva la libertad, viva la Pepa!

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s