Libertad, igualdad y fraternidad

Sevilla, 4-9-2010

Qué gran descubrimiento ha hecho Sarkozy con los gitanos rumanos y búlgaros cuando peor estaba su popularidad. La popularidad de Sarkozy, claro. La de los gitanos no sufre oscilaciones. Los sondeos de opinión suelen medirla con regularidad, lo mismo que la de otros extranjeros: siempre está por los suelos. Pocos de los instalados en la opulencia quieren a los gitanos, musulmanes y negros. A los pobres en general. La de los mendigos ha sido otra casta recién descubierta por el presidente francés para ponerles la bota encima tratando de remontar la baja estima en que había caído ante su electorado.

Todo el mundo sabe que un enemigo exterior es el mejor remedio a los males internos. Más aún si ese enemigo tiene “mal aspecto”, costumbres “raras”, se ha colado en casa por la puerta trasera y es incapaz de defenderse. Miel sobre hojuelas si a todo eso se le suma que algunos de ellos cometen delitos como cualquier vecino, pero con menos posibilidad de escape o disimulo. Además, los delitos de los “nuestros” son diferentes.

Y, claro, todo ha sido empezar a expulsar gitanos y mendigos y la popularidad de Sarkozy se ha puesto por las nubes. ¡Eureka! Es lo que tiene el populismo: viene como anillo al dedo de los políticos irresponsables, aunque a costa de alimentar la hidra del odio al otro, lo que transfiere el problema al futuro al tiempo que lo aumenta de forma espeluznante. El presidente francés siente complejo de su escasa estatura física, pero no de su raquítico sentimiento humano.

Sólo están en contra de la xenofobia los de siempre, esos izquierdosos resentidos, gentes llevadas por el “error” del buenismo. Frente a ellos, los Berlusconi y Sarkozy abogan por el empleo de mano dura. Orden, disciplina y uniformidad parecen ser el lema de la nueva república francesa, contra el tradicional de libertad, igualdad y fraternidad. En 1789 la libertad, la igualdad y la fraternidad de los revolucionarios franceses no eran más que un sueño. Y ahora que esos valores son patrimonio de todas las leyes de Europa están en el olvido.

Las numerosas movilizaciones celebradas hoy en distintas capitales europeas contra la expulsión de gitanos, entre ellas París, ponen de manifiesto que aún hay ciudadanía con conciencia y con memoria para seguir reclamando LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD.

Anuncios

Acerca de josebejarano

Periodista andaluz
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Libertad, igualdad y fraternidad

  1. ¿Somos aún tan inmaduros, como familias, como ciudades o países? ¿Por qué?
    Sirvan estas líneas que describen el mundo ajeno para reflexionar en nuestra situación particular. Los escenarios se repiten alrededor del planeta.
    Recordé con el título del artículo la trilogía de Krzysztof Kieslowski, hermosas películas que recomiendo ampliamente a quien no las haya disfrutado.
    Saludos desde mi bellísima Puebla, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s